Llega ya la temida vuelta al cole. Este año quizás más que nunca la idea de volver al cole crea más tensión que nunca, y no solamente para los chavales, también para los padres. La situación con la Covid 19 es la que es y nadie parece ponerse de acuerdo en cómo será esa vuelta al cole este año. No queremos entrar en la dificultad que supone la conciliación laboral para muchas familias, pero si queremos daros algunos consejos para preparar la vuelta, ya sea en casa o yendo al colegio, de la mejor forma posible.

Después de las vacaciones los niños, antes del regreso al colegio, pueden presentar síntomas de agotamiento provocados por tanto tiempo sin estudiar. Pueden mostrar apatía, cansancio, estrés, agitación, o una combinación de todo lo anterior. Si además tenemos en cuenta que el año pasado no acudieron con regularidad al colegio esto se multiplica. Aquí os mostramos algunas de las cosas que podéis hacer para reducir esa tensión y para prepararles para la vuelta a la rutina.

Adaptarnos a los horarios del cole

Los horarios del colegio pasan por madrugar, incluso si estudiamos desde casa. Para prepararnos para esto debemos empezar a poner horarios. Si tus hijos son de los que se levantan a las 12 del mediodía es mejor hacerlo de forma escalonada. En cierta manera es como si tuvieran el horario de otro país y no debemos cambiarlo bruscamente o podrían tener jet-lag. Cada día podréis despertarles una hora más temprano y también acostarles una hora antes. Es importante que les comuniquéis que lo hacéis porque es necesario adaptarse al horario escolar. Recordadles que pronto volverán al cole y que esto no puede dejarse para el último momento.

Ropa para el cole

Cómo no sabemos si al final habrá que ir al cole o no, lo mejor es estar preparado y ver si todavía les sirven los uniformes y calzado escolar. Si no es así tendréis que comprar esa ropa cuanto antes. Los niños crecen muy rápido y os sorprendereis de lo fácilmente que se queda la ropa y los zapatos pequeños.

Horarios para las comidas

Dependiendo del año de escolaridad los niños tendrán un horario establecido para comer. Lo mejor es empezar a aplicar ese horario con las comidas ya. Los chavales más pequeñitos comerán antes, pero los que van al instituto comerán muy tarde. Tampoco debemos olvidarnos del desayuno. Durante las vacaciones los chavales desayunan más irregularmente, muy tarde y tomándose su tiempo. Dentro de poco tendrán un tiempo corto para desayunar y lo harán medio dormidos. Empezad ya a crear rutinas de desayuno para que sus cerebros tengan la gasolina necesaria para trabajar toda la mañana. A algunas familias les funciona el dejar preparado el desayuno la noche anterior, de forma que se pueda tener más tiempo para tomarlo y no gastarlo en prepararlo.

Horario para el estudio antes de la vuelta al cole

Aquí de nuevo será importante el horario de tu colegio, presencial o en remoto, para decidir cuánto será el tiempo diario de estudio. Para irnos adaptando a ese horario es recomendable que los niños empiecen a sentarse en sus mesas para leer, repasar o hacer ejercicios desde ya, durante un ratito cada día para no perder las rutinas de estudio.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Además de organizarles el tiempo, convertirnos en ogros por la mañana y obligarles a estudiar, hay otras cosas que podemos hacer para que la transición desde las vacaciones al año escolar sea lo menos traumática posible. Aquí os dejamos con algunas de esas cosas que podemos aportar los padres.

¡No te olvides de que todavía están de vacaciones!

Si, debemos empezar a volver a algunas de las rutinas del año escolar, pero sin olvidarnos de que todavía queda un poco para la vuelta al cole. Están de vacaciones y por tanto deben disfrutar de ellas. Una transición suave hacia las rutinas de colegio les ayudará a vivirla de forma más natural y sin estrés.

Entiende que tienen ritmos diferentes y ten paciencia

Antes de hacer los cambios de horario y rutinas debes recordar que los niños tienen ritmos diferentes a los adultos. Habrá momentos de tensión, sobre todo al acostarnos y levantarnos, donde debemos comprender que los cambios de rutina y de ritmos suponen una fuente de ansiedad. Aún así debemos ser firmes. Si queremos que los niños crezcan felices lo mejor es que tengan rutinas y normas, aunque esto no quiere decir que debamos ser mandones.

Ponte en su lugar

Acuérdate de cuando tu eras una niña o niño. La vuelta al cole siempre es muy intensa, los miedos, dudas y temores son normales en estos días. Ponte en su lugar y pregúntales cómo se sienten. Deja que te cuenten sus miedos y preocupaciones sin quitarle hierro al asunto. Para ellos es muy importante y por lo tanto se lo debes aceptar tal cual. Diles que les entiendes y que por eso deben ir adaptándose poco a poco. Si te preguntan sobre la pandemia y el efecto que tendrá en sus estudios diles la verdad. Que todavía no sabemos qué va a ocurrir pero que tú estás ahí para ayudarles, y que les acompañarás durante todo el proceso.

… y cuando llegue la vuelta al cole

No dejes de hacer cosas con ellos, cuando no tengan que estudiar pasa tiempo con ellos. No quieres que echen de menos estar contigo como en el verano. El hecho de que vuelvan al colegio no quiere decir que ya no debamos hablar de sus cosas, leer, ver documentales, pasear o jugar con ellos. Al revés, debemos encontrar el mayor número de momentos posibles para pasarlos con nuestros hijos. Durante el confinamiento muchos niños pasaron más tiempo con sus padres en 3 meses que en toda su vida anterior. Aunque no lo creas ellos echarán de menos esos momentos.

¿Conoces nuestra tienda de juguetes educativos basados en el sistema Montessori y hechos con productos naturales? Si no los conoces antes de marcharte visita nuestra tienda, creemos que te sorprenderá para bien.