Hoy vamos a hablaros del concepto de ambiente preparado. Al igual que las huellas dactilares, no hay dos personas iguales. Cada individuo es único, con diferentes capacidades mentales y motoras, intereses, necesidades, preocupaciones y sueños. Entonces, si esto es así, ¿por qué nos empeñamos en que la enseñanza sea un proceso uniforme que no tenga en cuenta estas diferencias? ¿Por qué esa necesidad de comparar de forma constante el desarrollo de nuestros hijos con el del vecino o el de sus compañeros de clase? En MamaLuz entendemos la importancia de dejar que los niños aprendan a su ritmo, desarrollen su independencia y exploten su deseo de explorar y descubrir cosas nuevas. Una de las mejores formas de garantizar esto es mediante el ambiente preparado, un espacio desarrollado por la física y educadora italiana María Montessori.

El ambiente preparado

Ya sea en las aulas de los colegios (algo que definitivamente debería implementarse) o en el hogar, el ambiente preparado es una innovadora forma de combinar el espacio y los materiales para que tus hijos aprendan de una forma interactiva y desarrollen al máximo todas sus capacidades.

¿Cómo debe ser este espacio?

Debe consistir en una sala amplia y abierta, llena de luz. Las paredes y las estanterías deben ser de colores neutros, para que el niño se centre en los materiales. Por ejemplo, estantes de madera clara. El espacio también debe estar limpio y ordenado. Cada elemento con un propósito para el desarrollo del niño. Los materiales no deben amontonarse unos encima de otros, sino que debe existir espacio entre ellos. Las estanterías han de ser bajas para que todo esté al alcance del niño.

Si hablamos de una clase, el profesor debe recordar que este espacio tiene que inspirar confianza. Los niños se tienen que sentir como en casa. ¿Por qué no pruebas a añadir alfombras o cuadros? En cualquier caso, como padre o profesional en el campo de la educación, asegúrate de que todas las áreas son perfectamente seguras antes de que el ambiente preparado esté listo para su uso. Evita esquinas puntiagudas o materiales peligrosos. Por ejemplo, una buena opción son las mesas redondas. Tanto las sillas como las mesas deben estar adecuadas al tamaño de los niños. Ordénalas de manera que el peque trabaje de forma individual o en equipo (con sus hermanos o compañeros de clase).

¿Cómo funciona la mecánica en el ambiente preparado?

El ambiente preparado está diseñado para que el niño desarrolle su independencia. El pequeño es el encargado de elegir el material que quiere utilizar. Explorará la zona y escogerá aquello que más capte su interés. De esta forma, practica sus habilidades de exploración y autoaprendizaje y descubre sus intereses. De ahí la importancia de que todos los materiales se encuentren a su alcance y no haya distracciones (estanterías y fondos de colores chillones). Una vez de vuelta a su zona de trabajo (ya sea la mesa o la alfombra), investigará el material hasta que se canse. En este punto, hay que enseñarle que debe devolver todo a su sitio antes de ir a por el siguiente. Podemos comparar este ambiente preparado con un laboratorio en miniatura, donde los investigadores se mueven por todo el espacio y prueban y experimentan con los diferentes artilugios.

Como siempre, el papel del adulto es esencial. Como padre o profesor, no solo estás a cargo de preparar el ambiente preparado, sino que debes conocer a la perfección las necesidades e intereses del niño mediante la observación. ¡Te recomendamos que tomes apuntes! Juegas un rol importante como guía de su aprendizaje. Según va creciendo y desarrollando sus habilidades, tienes la responsabilidad de adaptar el espacio a sus nuevas necesidades. Al fin y al cabo, los materiales que utiliza un niño de 2 años no son los mismos que los de un niño de 9.

El ambiente preparado según la edad del niño (aproximadamente)

-Nido: entre 0 y 18 meses de edad.

-Comunidad infantil: entre 18 meses y 3 años.

-Casa de niños: 3-6 años.

-Taller I: 6-9 años.

-Taller II: 9-13 años.

¿Por qué esta mezcla de edades? ¿Por qué no dividirlos por años? Es una buena forma para fomentar el respeto mútuo y el aprendizaje a través de la observación. Los más inexpertos pueden aprender a pedir ayuda a aquellos que entienden más y observar cómo lo hacen sus mayores.

División por temáticas

Como mencionábamos anteriormente, el ambiente preparado debe consistir en un espacio ordenado y estructurado por temáticas. Existen cinco áreas principales que comentaremos a continuación:

-Área de la vida práctica.

-Cuidado del medio ambiente: actividades como barrer, limpiar, lavar los platos, recoger, etc.

-Cuidado personal: colocar el abrigo al entrar, lavarse las manos, los dientes, peinarse, etc.

-Cuidado interpersonal: pedir y ofrecer ayuda, ser respetuoso y educado, pedir perdón, etc.

-Área matemática: al ser un campo extremadamente abstracto, el uso de materiales facilita el aprendizaje de los diferentes conceptos matemáticos.

-Área del lenguaje: pronunciación, gramática, escritura, etc.

-Área sensorial: aquí se trabaja el desarrollo de los cinco sentidos y a través de ello las diferentes capacidades mentales y motoras.

-Área de cultura general: geografía, historia, etc.

Suena bastante complicado…

¡No te preocupes! Aunque suene algo complejo, en la práctica no lo es. Es verdad que no te podemos dar unas instrucciones claras sobre cómo preparar el espacio, pero esto se debe a que cada niño es diferente y tiene unas necesidades e intereses distintos. La clave está en prestar atención a las acciones del pequeño y a partir de ahí saldrá natural. Otro elemento importante es la empatía. Recuerda, ¿qué es lo que te atraía a ti de pequeño? También puedes pedir consejo a otros padres si estás empezando, antes de adaptarte a las necesidades individuales de tu pequeño.

Sin embargo, evita a toda costa comparar su ritmo de desarrollo con el de otros niños y, aunque está bien escuchar las opiniones de otros padres, nadie mejor que tú conoce qué es lo que tu hijo necesita. ¡Que no te hagan pensar lo contrario! Lo que le funciona a uno no significa que te vaya a funcionar a ti.