Las cajas de luz Montessori son uno de nuestros mejores productos. Fomentan la estimulación sensorial de tu peque (especialmente la estimulación visual y la estimulación auditiva). Ayudan a que desarrollen al máximo sus capacidades cognitivas (memoria, coordinación, imaginación, visión espacial, atención, etc.) y les permiten explorar, divertirse y pasar un buen rato.

Una caja, millones de posibilidades

Las actividades que se pueden realizar con las cajas de luz son infinitas. Y no se necesitan materiales específicos o muy complicados de conseguir. Cualquier cosa sirve. Si tu hijo es algo más mayor seguro que se le ocurrirán cientos de ideas para mantenerse entretenido. Al fin y al cabo, nadie tiene más imaginación que un niño. ¡Con decir que se lo pasan mejor con una simple caja de cartón que con el juguete que pudiese venir dentro! Pero cuando tu peque es todavía un bebé (por ejemplo tiene entre 6 meses y un año), como padre, es tu responsabilidad ofrecerle diferentes actividades y juegos con los que entretenerse.

Cuando te llega tu primera caja puede que no se te ocurra ninguna idea. O que pienses tan solo en un par de actividades, ¡La caja tiene muchísimo más potencial! Nosotros te mostramos una serie de juegos para que puedas pasar un rato divertido con tu bebé. Además, tras leer los juegos que te proponemos, entenderás el tipo de actividades que funcionan con las cajas. ¡Hay muchas variaciones que puedes hacer para darle otro enfoque! Es decir, estas ideas también fomentarán tu propia inspiración. Como último recurso (si llega el punto de no sabes qué más hacer), Internet está plagado de juegos imaginativos. Como decíamos, ¡millones de posibilidades para probar! ¡Muchísimo entre lo que elegir!

Un momento de conexión

Antes de comentar las actividades, queremos recalcar la importancia de vivir este momento con tu pequeño. La función de la caja de luz varía según la edad de tu hijo. Cuando es algo mayor, nos centramos más en la independencia y autoconocimiento que puede adquirir a través de las cajas. El padre es un guía, un supervisor. Pero cuando tu bebé tiene 6 meses de edad, el rol del padre se vuelve mucho más activo. Lo hacéis todo juntos. ¡Aprovecha para crear recuerdos memorables con tu pequeño! Las cajas de luz también te ayudarán a formar una conexión única con tu hijo. Al final, son momentos como este los que hacen que la vida merezca la pena. Cualquier reacción y acción de tu bebé puede sacarte una sonrisa en un día gris.

Actividades propuestas para realizar con las cajas de luz

A excepción de la caja, todo el material que necesitas lo puedes encontrar en casa o en la naturaleza. ¿Podría ser más sencillo?

Vasos de plástico de colores

¿Conoces esos vasos de plástico de colores brillantes que son tan populares en los cumpleaños? Con un niño pequeño por casa, seguro que tienes unos cuantos. Y si no, en cualquier tienda los puedes encontrar por menos de 1€. ¿Qué puedes hacer con estos vasos? ¡Decenas de cosas! Puedes jugar con los colores para estimular la visión de tu bebé. Coloca un vaso debajo del otro para observar la combinación de colores. ¡Pero si el vaso azul con el vaso rojo crean un vaso de color morado! Los bebés se sienten fascinados con el resplandor de los colores al estar colocados en la superficie de las cajas de luz. También puedes mover los vasos de un lado a otro, hacer torres (mejora la coordinación de las manos de tu bebé) e incluso colocar objetos debajo del vaso. ¿Quieres fomentar la memoria? Puedes intentar que tu hijo (con bebés muy pequeños no sirve) intente recordar el objeto que hay debajo del vaso.

Arena

Con tan solo un puñadito de arena puedes lograr que tu peque mejore sus habilidades artísticas y lingüísticas. Extiende la arena fina por toda la superficie de la caja y con un dedo haz dibujos o escribe palabras. La luz procedente de la caja crea una iluminación asombrosa. Puedes practicar el abecedario con tu hijo, dibujar objetos para que los adivine o dejar que sea él quien experimente y pruebe sus habilidades de pintor.

Juguetes

El uso de las cajas de luz es una forma de que tu pequeño aprenda a fijarse en el entorno que le rodea, aprecie la realidad y estimule su visión e imaginación. Coloca sus juguetes favoritos, tan familiares para él, en la caja de luz para despertar su curiosidad. ¡Se quedará embobado con las sombras y colores extraños que se forman! Son sus juguetes… pero a la vez ya no lo son. Se han convertido en algo nuevo y fascinante para jugar y explorar.

Formas geométricas

Otra habilidad que tu niño o bebé puede fomentar con las cajas de luz es su visión espacial. Con papeles de colores, recorta diferentes figuras geométricas. Colócalas en la superficie de la caja y combínalas. Muévelas, dales la vuelta… También puedes estimular diferentes sentidos. Por ejemplo, escoge papel celofán de un color brillante para la estimulación visual, arrugalo (estimulación auditiva) y deja que tu bebé lo toque y explore (estimulación del tacto).

Nervaduras de las hojas de los árboles

Las hojas secas son otra buena opción para que tu hijo se divierta. Algunas partes de las hojas son más translúcidas que otras. Por lo que al colocarlas sobre la superficie luminosa de la caja, las nervaduras se verán mucho más pronunciadas, algo que a los niños les fascina. Si decides escoger elementos de la naturaleza, puedes lograr que tu hijo aprenda a valorar el planeta en el que vive y trate de cuidar de todos los seres vivos que habitan en él.

Si quieres disfrutar de más actividades, te recomendamos nuestro cuadernillo de actividades para cajas de luz. Donde encontrarás muchísimas más ideas para que tu hijo practique todas y cada una de sus habilidades (matemáticas, lengua, memoria, creatividad, imaginación, visión espacial, etc.) ¿A qué estás esperando para pinchar en el link y visitar nuestra página web? Además, también ofrecemos otros complementos para cajas de luz. Mandos y cargadores en el caso de pérdida o mal funcionamiento y un protector para la caja.