La estimulación sensorial es esencial para que tu bebé desarrolle al máximo todas sus capacidades cognitivas. En artículos anteriores hemos hablado de la estimulación del oído, la vista, el tacto, etc. Es decir, la estimulación de los cinco sentidos. Sin embargo, ¿sabías que el ser humano posee mas sentidos? ¡Así es! Uno de ellos es el sentido vestibular, comúnmente conocido como el sentido del equilibrio.

El tacto, la vista, el oído, el gusto y el olfato. Estos cinco elementos constituyen nuestros sentidos externos. Pero las personas también poseen dos sentidos internos: el sentido de propiocepción y el sentido vestibular. Hoy nos vamos a centrar en este último. Veremos en qué consiste exactamente, todo lo que nos aporta y cómo lo podemos estimular desde una temprana edad.

El desconocido sentido del equilibrio

El sentido del equilibrio forma parte del sistema nervioso. Durante el embarazo, el feto comienza a crear conexiones nerviosas y nuestro peque empieza a desarrollar el sentido vestibular en el sexto mes de embarazo. ¡Cuanto más se mueva la madre, más se desarrollará el sentido vestibular del peque!

Una vez nace nuestro bebé, también es muy importante continuar estimulando su equilibrio; clave para el desarrollo de una serie de habilidades complejas indispensables en nuestra vida diaria.

Dentro del sentido del equilibrio participan varios órganos y partes de nuestro cuerpo. El más importante es el líquido del oído interno, el cual nos proporciona la capacidad de situar nuestro cuerpo en el espacio, el resto de objetos, calcular distancias y llevar a cabo acciones de movimiento como la coordinación mano-ojo o el movimiento de los ojos al recorrer una escena. El oído interno recibe todos estos estímulos del exterior y transmite la información al cerebelo y a los centros nerviosos superiores.

¿Cómo sabemos si hay una anomalía en nuestro sistema vestibular?

Si eres una persona propensa a marearse en el coche (ya sea leyendo, mirando el móvil o en una carretera con muchas curvas), es probable que tu sistema del equilibrio no esté completamente desarrollado. Otros signos son: marearse en alta mar (en un barco o una barquita), no calcular bien las distancias (por ejemplo, creer que un objeto se encuentra más cerca o más lejos de lo que realmente está), tener náuseas con facilidad o ser incapaz de realizar movimientos de equilibrio difíciles.

Por supuesto, no se trata de un problema grave. ¡No pasa nada por marearse en el coche en una carretera de montaña! Sin embargo, si estimulamos el sentido vestibular de nuestro pequeño desde el nacimiento, las probabilidades de que sufra los inconvenientes y molestias descritos anteriormente en el futuro serán mucho menores. ¡Nadie se muere por no poder montarse en una montaña rusa, pero es una experiencia que te pierdes!

¡Sigue leyendo para descubrir cómo estimular el sistema del equilibrio de tu bebé!

¿Cuándo es extremadamente importante la estimulación vestibular en tu peque?

Cada persona es diferente, así como sus capacidades, habilidades y su ritmo de desarrollo. ¿Que tu bebé no gatea y el resto de niños ya andan? ¡No te preocupes! No hay una ciencia exacta que indique el momento específico en el que es primordial que tus niños se pongan en pie. Cada bebé requiere su tiempo. Puede que tarde más que los otros niños en aprender a andar pero quizá empiece a hablar antes o sea muy bueno amontonando bloques.

En cualquier caso, independientemente de las capacidades de cada niño, en MamaLuz te recomendamos que como padre ayudes a que tu peque las explote al máximo. ¡Y aquí te ayudamos a hacerlo! Algunos niños nacen con un sentido vestibular más desarrollado que otros. Algunas señales de que tu bebé debería trabajar este sentido son:

-Si no consigue mantener la cabeza erguida y se le cae para atrás de forma constante.
-Si muestra dificultad para sentarse, gatear, andar, correr, etc.
-Si muestra dificultad en la coordinación mano-ojo.

Cómo estimular el sentido vestibular de nuestro bebé

La clave está en el movimiento. Como indicamos más arriba, en el embarazo, cuanto más se mueva la madre (paseos, ejercicios aeróbicos…), más se desarrollará el sentido del equilibrio de nuestro niño.

¡Pues igual ocurre cuando es un bebé! Nosotros te recomendamos:

-Bailar con él o cogerlo en brazos y hacer el avión.
-Colocarlo boca abajo y hacer que se gire.
-Que se balancee en un columpio.
-Colocarlo encima de una pelota o un objeto en movimiento y lograr que mantenga el equilibrio.
-Colocarlo en las rodillas y trotar.

Cuando son más mayores, también deben seguir estimulando su sentido vestibular. En este caso, la opción ideal es llevarlos al parque, un área en la que podrán correr, jugar y divertirse con toda clase de columpios y toboganes. La estimulación vestibular proporciona una sensación muy satisfactoria (como la práctica de ejercicio en general). ¡Y los peques se lo pasarán tan bien que solo querrán repetir!

Nuestros productos

En MamaLuz te ofrecemos diferentes productos y juguetes que ayudarán a tu bebé o niño a practicar su equilibrio y mejorar su coordinación y capacidad motora:

Tabla curva grande: consiste en una tabla de madera curva en la que tu peque se sube y debe mantener el equilibrio.

Triángulo Pikler con rampa: ¡trae tú propio parque a casa! Esta estructura de madera consiste en una rampa perfecta para que tu bebé escale. Una forma divertida y sencilla de trabajar sus músculos y su capacidad de coordinación y movimiento.

Módulos de gateo-2 curvas: desarrolla la motricidad de tu bebé con estas dos rampas de gateo. Ideales para que tu bebé explore a su aire, gatee y suba y baje escalones.

También ofrecemos módulos de gateo – 4 y módulos de gateo -8. Estructuras más complejas, todas ellas inspiradas en la pedagogía Pikler, para que tu bebé pueda estimular su sentido vestibular y explotar su capacidad motora al máximo.

Aprovecha y hazte con estas rampas y juguetes ahora que se acerca el invierno. Al anochecer tan pronto y hacer tanto frío, es imposible salir con nuestro peque al parque por la tarde (muchas veces el único momento libre que tenemos en todo el día). Por tanto, estos objetos de interior son la solución perfecta para que tu bebé estimule su sentido del equilibrio (y todos los beneficios que esto conlleva) y pase un rato divertido en familia.