Hoy os hablaremos de la estimulación auditiva en bebés. ¡No hay nada como escuchar los primeros balbuceos de tu bebé! Su primera palabra, los adorables sonidos que emite cuando intenta comunicarse con nosotros. Observamos a esa cosita frente a nosotros y pensamos “¿cómo he podido crear algo tan maravilloso?”. Lo creáis o no, una buena estimulación auditiva facilita el desarrollo del habla de nuestro pequeño. ¡Y no solo eso! Ayuda a que nuestro hijo aprenda a socializar y a comprender el entorno que lo rodea con mucha más facilidad.

Ya hemos hablado de la estimulacióndel oído con anterioridad. Es más, en MamaLuz le damos mucha importancia a la estimulación de los sentidos (tanto de los cinco sentidos externos como del sentido del equilibrio y de la propiocepción). Hoy veremos en más profundidad la estimulación auditiva de los bebés, las diferentes etapas, sus beneficios y cómo podemos estimular el oído de nuestro pequeño de una manera divertida y creativa con la ayuda de nuestros productos.

El sentido del oído

A diferencia de otros sentidos, como podría ser el de la vista, el ser humano no necesita hacer absolutamente nada para recibir información auditiva. Es más, ¡muchas veces escuchamos cosas sin querer que desearíamos no haber oído! Con la vista, hay que hacer un esfuerzo para observar el mundo que nos rodea. Con el oído (o con el olfato), esto no ocurre.

Todos los sentidos nos aportan piezas de información sobre nuestra realidad que más tarde nuestro cerebro analiza y conecta. Sin embargo, el oído es por regla general uno de los sentidos más desarrollados y sensibles. También es uno de los más tempranos en desarrollarse. ¿Sabías que puedes estimular el oído de tu bebé desde el embarazo? Así es, el feto, en sus últimos meses, oye sonidos procedentes del exterior (amortiguados) y es capaz de identificar la voz de la madre.

Fases del desarrollo del oído de tu bebé

Recién nacidos

Al igual que cuando está en el vientre de la madre, los bebés recién nacidos son capaces de discernir la voz de su madre, que además los relaja. La manera más eficaz de estimular la audición de tu pequeño en esta etapa es con tu voz. Ya sea a través de cuentos, conversaciones o canciones. Recuerda hablarles de frente, ya que todavía es muy pronto para que reconozcan la procedencia de los sonidos. De esta forma, son capaces de ver que eres tú quien está hablando. También puedes probar a emitir sonidos extravagantes y sorprendentes y ver cómo reaccionan a ellos. Si les gusta, lo más probable es que te lo comuniquen con un gorgoteo, una risa o un balbuceo.

De 3 a 4 meses

En esta etapa, tu bebé ya muestra interés por saber de dónde proceden los sonidos. Buscan al responsable de la voz o el ruido de manera activa, aunque sólo son capaces de mirar hacia arriba o hacia abajo.

Entre 5 y 6 meses

Con medio año de edad, tu peque ya es capaz de girar la cabeza en todas las direcciones. En este punto su cerebro ya conecta la información que le llega tanto del sentido de la vista como del oído y el bebé puede reconocer el origen de todos los sonidos.

Sobre los dos años, tu bebé ya ha desarrollado el sentido del oído por completo. De todas formas, es importante tener en cuenta que esta categorización es subjetiva y generalizada. Cada niño es un mundo y su recorrido es diferente. Puede que tarde más o menos en aprender a hablar o a identificar sonidos. ¡Es perfectamente normal! Lo más importante es dejar que aprenda a su ritmo y estimular sus sentidos lo máximo posible.

¿Cómo podemos estimular el sentido del oído de nuestro pequeño?

Cuentos, conversaciones y canciones

Nuestra voz es un instrumento maravilloso, ¡no te olvides nunca de usarlo! Prueba a leerle un cuento a tu niño, a cantarle una canción o a mantener una conversación sencilla con él. Es importante que al leer, pronuncies con claridad las palabras y exageres la entonación. Los cuentos son una buena forma de que tu pequeño adquiera vocabulario. Por su parte, las canciones también son muy efectivas porque tienen ritmos pegadizos y las palabras se repiten una y otra vez. Te recomendamos que pruebes a leer y cantar en otros idiomas, especialmente en inglés. A esta edad, el aprendizaje de nuevos sonidos e idiomas es muy fácil. Por eso los niños cuyos padres les hablan desde el nacimiento en inglés y en español son bilingües.

Música relajante

La música clásica e instrumental también es una gran manera de estimular la audición. Sin embargo, es importante que no la pongas a un volumen muy alto (siempre moderado) para no perjudicar la audición de tu pequeño. Así mismo, nunca le pongas cascos a tu bebé, deja que sea música que llene el ambiente.

Juguetes con sonidos

Sonajeros, peluches que suenan al apretarlos, cuentos interactivos, bolas de papel que tu bebé puede arrugar, etc. Las opciones son ilimitadas. Por otra parte, de esta manera tu bebé también trabaja los músculos del brazo y aprende a agarrar con más facilidad.

Nuestros productos de estimulación auditiva

En MamaLuz te ofrecemos diferentes juguetes para la estimulación auditiva en bebés y con los que podrás pasar un gran rato en familia.

Una gran opción son nuestras botellas sensoriales. Botellas llenas de diferentes elementos que al agitarlas producen sonidos divertidos e interesantes. Las tenemos de diversas temáticas y colores. Por ejemplo, está nuestra botella sensorial naranja, morada o turquesa, dependiendo del color que más le guste a tu bebé. O botellas con sonidos de sirenas o pandas.

¿Qué más? En MamaLuz también puedes encontrar nuestro set de percusión y nuestro sonajero crochet conejito blanco. Por un lado, tu peque podrá descubrir su pasión por la música desde una temprana edad. Por otro lado, el conejito es el amigo ideal para que le haga compañía a nuestro pequeño.

Todos nuestros productos harán que tu bebé se divierta y mueva con alegría esos bracitos y manitas. Así que, ¿a qué estás esperando a hacerte ya con ellos?