Ahora más que nunca cuidar el medio ambiente e incentivar la economía local es de vital importancia. Tanto si eres nuevo y has descubierto nuestro blog y compañía por casualidad como si eres dueño de alguno de nuestros productos, aquí en MamaLuz queremos que descubras un poquito más sobre nosotros. ¡Estamos encantados de resolver cualquier duda o pregunta que puedas tener! Para empezar, todos nuestros juguetes se caracterizan por estar inspirados en pedagogías como Montessori, Reggio Emilia, Waldorf y Pikler. ¡Pero eso no es todo! Todos y cada uno de ellos son juguetes ecológicos, sostenibles y por tanto buenos para el medio ambiente. Por otra parte, están elaborados en España, lo que (como explicaremos a continuación) supone un montón de ventajas tanto para el medio ambiente como para la sociedad española.

¿Qué es un juguete ecológico?

Vivimos en una era donde las palabras “calentamiento global”, “ecología” y “sostenible” están en boca de todos. ¿Por qué? Porque asociar estos términos con una marca mejora la reputación de la empresa a ojos de la sociedad. Sin embargo, muchas veces no son más que palabras vacías y estrategias de márketing diseñadas para crear una buena imagen. Hoy en día es más difícil que nunca saber cuándo un juguete es verdaderamente ecológico y cuándo no lo es pero la marca intenta venderlo como que sí.

VER MÁS

1. El material

Los juguetes ecológicos deben estar hechos de materiales biodegradables tales como la madera, la tela o la lana. Materiales cuya extracción se ha hecho de manera responsable y que no ha resultado dañina para el medio ambiente. Por ejemplo, en principio la madera es un material sostenible, pero hay que tener en cuenta si ha sido extraída de un bosque cuya deforestación ha causado la destrucción de la flora y fauna autóctona. O si por el contrario un grupo de expertos se ha asegurado de que hubiera una replantación adecuada que garantizase la preservación de la zona.

Este dato puede resultar sorprendente, pero el que un juguete esté hecho de un material natural y ecológico ayuda a que tu pequeño conecte con la naturaleza. A veces al vivir rodeados de plástico y tecnología perdemos el contacto con los elementos básicos de nuestro planeta.

2. La duración del juguete

Un elemento clave de los juguetes sostenibles es su duración. Deben estar diseñados con la intención de durar años y años. Nos encontramos sumergidos en un mundo capitalista y consumista en el que los productos expiran al poco tiempo. ¿Por qué? Porque así el consumidor no tiene más opción que comprar otro. Y aunque innovar es extremadamente beneficioso para la sociedad, muchas compañías producen nuevos modelos similares a los anteriores para que los clientes desechen su producto actual y gasten dinero en el último modelo.

Nuestros juguetes, si se tratan con el debido cuidado, pueden durar generaciones. Esto supone numerosas ventajas para tu peque. Al tratarse de un juguete de larga duración, tu hijo será capaz de crear un vínculo afectivo con él y trabajará su empatía y sentido de la responsabilidad. Por otro lado, dicho muñeco o peluche puede acabar en manos de un hermano pequeño, familiar o amigo, perpetuando la historia y riqueza del juguete. ¡El muñeco de trapo con el que una vez jugó tu madre tiene mucho más valor sentimental que la última Barbie que ha salido al mercado!

Beneficios de una economía local

MamaLuz es una empresa española cuyos juguetes y elementos son elaborados y vendidos en España. Aunque la globalización permite el acceso a muchos productos, una economía local también tiene muchos beneficios para el país, los trabajadores y los compradores, así como el ahorro de energia en el transporte.

1. Bueno para el medio ambiente

Exportar e importar productos desde cualquier parte del mundo es un sueño inimaginable para cualquier persona nacida hace cien años. Sin embargo, su transporte puede ser muy dañino para el planeta. ¡Tan solo imagina la cantidad de gasolina, uso de petróleo y emisión de C02 (entre otras cosas) que se produce en estos viajes en barco por el transatlántico y aviones cargados de mercancías! Una economía local significa que el producto es elaborado y transportado en una misma localidad, disminuyendo así de forma considerable la huella ecológica en su transporte.

2. Garantía de seguridad y buenas condiciones para los trabajadores

Muchos productos que son producidos en países tercermundistas son tan baratos porque el recorte en el coste proviene de la mano de obra. Muchos empleados trabajan largas horas por un salario muy bajo y en unas condiciones perjudiciales tanto para su salud física como mental. En España existen leyes que garantizan unos derechos y condiciones decentes para todos los trabajadores así como un salario mínimo. Por tanto, al saber que el juguete está producido en España, puedes estar seguro que la mano que lo ha elaborado no ha sufrido en el proceso.

3. Dinamiza la economía del país/área

Otro beneficio de la economía local es que mejora la economía y el nivel de vida de la localidad. Es decir, si la empresa es rentable hay abundancia y beneficios para los trabajadores lo que aumentará la calidad de vida de los habitantes de la localidad. Si por el contrario se trata de una empresa extranjera todos estos beneficios se ven reflejados en la calidad de vida del país extranjero.

4. Fortalece los lazos de la comunidad

Cada país y región tiene sus propias tradiciones y cultura. En España existen diferentes juguetes tradicionales (las chapas, la oca, la peonza, etc.) que resultan extraños en otros países. No solo eso. La forma de comunicarse con los compradores es mucho más fluida porque MamaLuz entiende la mentalidad española y no existen choques culturales ni problemas de comunicación. Lo que podría ser el caso si se tratase de una empresa extranjera.

En conclusión, como hemos explicado en numerosos artículos (mira nuestro blog para saber más) nuestros juguetes poseen grandes beneficios para el desarrollo de tu peque gracias a su inspiración en las pedagogías Montessori, Reggio Emilia, Waldorf o Pikler. Pero es importante hacer hincapié en otras de sus características (su sostenibilidad y lugar de elaboración) ya que también son ventajosas tanto para tu hijo, la sociedad y el medio ambiente.