Las cajas de luz son uno de nuestros juguetes estrella aquí en MamaLuz. ¿Por qué? Son el elemento perfecto para el desarrollo de la imaginación y creatividad de tu pequeño; estimulan sus sentidos (especialmente la vista) y les permite explorar, descubrir sus gustos y volverse independientes. Sin embargo, una caja de luz es un juego abierto, lo que tiene sus beneficios e inconvenientes. ¿Cuáles son estas ventajas? ¡Que las opciones son ilimitadas! Su utilidad dependerá de tu imaginación y de los usos que se te ocurran. ¿Sus desventajas? Que puede que no te venga ninguna idea a la cabeza…. ¡No te preocupes más! Para eso estamos aquí, para hacer tu vida más sencilla y facilitarte múltiples ideas con las que podrás explotar al máximo todas las capacidades de estas únicas y maravillosas cajas de luz. ¡Sigue leyendo para descubrirlas todas!

Pero primero… ¿Qué es una caja de luz?

Las cajas de luz son, como su nombre indica, cajas de madera con una superficie de metacrilato que brillan gracias a una luz presente en el interior de la caja. Una variante de estas cajas son las mesas de luz. Las mesas cumplen exactamente la misma función que las cajas, lo único que varía es el formato (es una mesa en vez de una caja). Las cajas son más prácticas ya que son más fáciles de transportar (perfectas para llevar contigo de vacaciones).

¿Cómo funcionan?

Las cajas de luz tienen multitud de utilizaciones. Se pueden colocar toda clase de figuras, objetos y formas sobre la superficie de metacrilato y crear historias, observar los contrastes y sombras de las piezas y practicar ejercicios de geometría o matemáticas. Las cajas de luz son una ventana a una dimensión nueva. Cualquier objeto básico de la vida cotidiana sirve. Lo colocas sobre la caja de luz y se convierte en un elemento completamente diferente, único y fascinante con el que tu bebé puede divertirse durante horas.

Ideas prácticas para las cajas de luz

Una innovadora forma de narrar historias

¿Quién no le lee cuentos a su peque antes de que se vaya a dormir? Las historias son una forma de estimular el cerebro de nuestros niños. Son una manera de crear un lazo estrecho con nuestro hijo y la oportunidad de que se haga preguntas sobre el mundo que le rodea. Con las cajas de luz tus historias se volverán mucho más tangibles. Prueba a recortar figuras de papel con tus personajes y elementos favoritos. De esta manera tu peque puede interactuar con sus héroes e incluso aportar datos a la historia. Al convertirse en un participante activo del juego, fomentará su imaginación, creatividad y desarrollará su empatía (al meterse en la piel de sus personajes).

¡Las matemáticas pueden ser divertidas!

¿Quién lo diría? Toda la vida hemos asociado las matemáticas con el colegio. Esa asignatura difícil y tediosa que nadie quiere estudiar. Sin embargo, esto no puede estar más lejos de la realidad. Aunque cada persona tiene unos gustos diferentes y sobresale más en unas materias que en otras, todo el mundo puede pasar un buen rato con un estimulante ejercicio matemático si se aplica el enfoque adecuado. Ya desde bebé tu peque puede utilizar las cajas de luz para practicar geometría, aprender a contar o fomentar su visión espacial. ¿Cómo?

-Geometría: escoge diferentes formas geométricas (pueden ser de madera, papel u otro material) y deja que tu peque descubra las diferentes combinaciones, observe los diferentes ángulos, el número de lados, etc. ¡No hay nada como la luz de las cajas para convertir a un aburrido triángulo en la figura más interesante del mundo!

-Matemáticas: cualquier elemento sirve. Piedrecitas, corchos, perlas, canicas, etc. Colócalas en diferentes montones e intenta que tu peque los cuente, los sume y reste (dependiendo de su edad y el avance de sus habilidades). De nuevo, gracias al enfoque de las cajas tu hijo verá está actividad con otros ojos.

Juego libre

Muchas veces la solución es más sencilla de lo que creemos. No lo pienses demasiado. Escoge dibujos u objetos coloridos (para que tu peque estimule su sentido de la vista) y deja que los mueva a su antojo. Al fin y al cabo, los niños son los seres con más imaginación del mundo. ¿No se lo pasan mejor con la caja que con el propio juguete? ¿Por qué? Porque para ti puede que tan solo sea una caja, pero para ellos es un mundo de posibilidades. Si tu peque trastea con estos elementos en la caja de luz puedes observar qué ejercicios le divierten más. ¿Muestra interés por las ciencias, la lógica, las letras, la música o el dibujo? Es una forma de que descubra sus gustos desde una edad temprana (¡lo que nunca viene mal!) y de esta forma será más fácil apuntarle a extracurriculares que sabes que le harán feliz, le motivarán y en las que sobresaldrá.

Con el juego libre también fomentará su autonomía. Aprenderá a tomar decisiones por sí mismo. A ser menos indeciso. A no depender de nadie. Ser flexible, adaptarse a las circunstancias e improvisar cuando un plan se tuerce. Hoy en día casi todos los juegos vienen guiados al detalle. Especialmente los videojuegos. El niño debe seguir un camino muy marcado y en cuanto es libre de elegir lo que hacer se siente perdido y muy poco creativo. Las cajas de luz, como mencionamos al principio, tienen tantas funciones como las que tú quieras darle. Es la mejor manera de estimular la creatividad de tu peque para que cada día vuelva a casa con una idea para su caja. ¡Es un juego tan dinámico que nunca se aburrirá!

Nuestras cajas

Aquí en MamaLuz ofrecemos tanto cajas de luz como diferentes accesorios; perfectos para estos juguetes. Arenas de colores, palas, bolas, etc. Infinidad de elementos organizados por edades. Pincha en el link para descubrirlos todos. ¡Y aprovéchate ya de nuestro descuento VERANO22! ¡Rápido! ¡No hay un segundo que perder! La oferta termina el 30 de agosto. ¿Qué mejor forma de terminar el verano que con el regalo perfecto para tu peque? (¿O para el de un familiar o amigo?)