“Me aburro”. “No sé qué hacer”. “¡Mamá, papá, no hay nada que hacer!” La cantidad de veces que como padres habremos oído a nuestros hijos decir esta clase de frases. ¿Y a qué se debe esto? ¿Es normal que nuestros hijos se aburran? Y de ser así, ¿es bueno que experimenten momentos de aburrimiento de vez en cuando? Hoy en día este problema es más común de lo que parece. Existen diferentes causas y teorías sobre cómo lidiar con este tipo de situaciones y distintas posturas en cuanto a los beneficios de que tu hijo se aburra. ¡Sigue leyendo para descubrir más!

¿Por qué los niños se aburren tanto en la actualidad?

Existen diferentes teorías y según el artículo que leas la información variará dependiendo del punto de vista del autor. Aquí te comentamos una de las causas más probables. Hoy en día los niños están hiperestimulados. Es más, sus días están demasiado estructurados; controlados al milímetro y cuando tienen tiempo libre se sienten perdidos y no saben bien qué hacer. Pongamos como ejemplo un día normal en la vida de tu hijo: clases de 9 a 5, extraescolares hasta las 7, hora de la merienda, deberes y un rato libre para ver la televisión, jugar o leer antes de cenar y después a dormir. Sin embargo, de pronto llega el fin de semana o esos largos días de vacaciones en los que ya no es un rato libre sino interminables horas inestructuradas. Y tu peque se siente perdido porque no tiene esa guía que era su rutina. No tiene a nadie que le diga lo que tiene que hacer en cada momento por lo que no sabe qué hacer con su tiempo.

¿Qué hago cuando mi hijo dice que se aburre?

Algunos padres proponen actividades en familia o deciden irse de excursión. Otros padres le restan importancia al problema. “¡Hay cosas peores que aburrirse un rato! ¡Ya encontrarás algo que hacer!” Independientemente de tu postura, hay momentos en los que estás hasta arriba de trabajo o cansado tras un largo día y no tienes la paciencia ni el tiempo de lidiar con un peque que no deja de quejarse de que se aburre.

Y dejar que tu hijo se aburra puede tener más beneficios de los que crees…

Beneficios de sufrir por aburrimiento

1. Estimula la creatividad.

Cuando te aburres no te queda más remedio que pensar en ideas innovadoras con las que entretenerte. En muchas ocasiones, es a partir de estos momentos de aburrimiento que desarrollamos los juegos más imaginativos y las aventuras más entretenidas. Puedes ayudar a tu peque con ideas y actividades, pero deja que sea él/ella quien utilice su propia imaginación.

2. Ayuda a trabajar la paciencia.

Nos encontramos en la era de la inmediatez. Antiguamente había que esperar días hasta recibir noticias de tus seres queridos en una carta. En la actualidad, si no contestan a nuestro mensaje a las dos horas, queremos tirarnos de los pelos. Los niños de hoy en día están acostumbrados a recibir todo en cuestión de segundos. Se han olvidado de lo que es esperar para conseguir algo. Pero un momento de aburrimiento puede ser beneficioso para trabajar la paciencia. ¿Quedan dos horas hasta la hora del puzle en familia? ¿Tu peque se aburre y no sabe qué hacer? Es esencial que tu hijo aprenda a esperar y a encontrar otras formas de entretenerse y matar el tiempo.

3. Es bueno para reflexionar sobre sus emociones.

Como personas es extremadamente importante que seamos capaces de reconocer nuestros sentimientos, aceptarlos y aprender a controlarlos. Por ejemplo, si tu hijo está enfadado, debe reflexionar qué emociones está sintiendo exactamente, validar sus sentimientos, encontrar la raíz del enfado y decidir cómo manejar tal sentimiento. Lo mismo ocurre con el aburrimiento. Que tu peque desarrolle su inteligencia emocional desde la infancia le ayudará a mantener relaciones sanas y estables con los demás y consigo mismo y a lidiar con toda clase de situaciones.

4. Aburrirse puede ser algo positivo.

Si tu hijo no se aburre nunca es probable que sea porque está hasta arriba y no tiene tiempo para aburrirse. Todo el mundo ha experimentado alguna vez esos momentos de aburrimiento. Si tu hijo no sabe lo que es aburrirse puede que tenga una agenda demasiado apretada. Esto, a la larga, será causa de estrés y ansiedad. Es importante que tu peque disfrute de su tiempo libre.

5. Es señal de que necesita volverse más independiente.

Como mencionamos más arriba, si tu hijo experimenta momentos de aburrimiento durante las vacaciones o en sus días libres es porque no sabe qué hacer sin una guía. Se siente perdido. Necesita que le digan lo que hacer en todo momento. Se ha acostumbrado a tener poca libertad de elección. Es importante que tu peque disfrute de su independencia.

Aquí en Mamaluz ofrecemos juguetes basados en la filosofía Montessori, una pedagogía que hace hincapié en la autonomía del niño. Que tu hijo sea una persona independiente le ayudará a descubrir sus gustos y pasiones, a ser firme en sus decisiones y a conocer sus objetivos y ambiciones.

¿Nuestro consejo? No pasa nada por que tu hijo se aburra un rato. Es incluso bueno para él/ella, ya que trabajará su creatividad, imaginación y paciencia. Pero si quieres que deje de aburrirse tanto te aconsejamos darle su espacio y que no tenga una rutina tan estructurada y elegida por ti. De esta forma se volverá mucho más independiente y en esos momentos libres no te perseguirá por toda la casa quejándose de que se aburre.

¿Te interesa la pedagogía Montessori? ¿Quieres saber más? Échale un vistazo a nuestro blog donde encontrarás diferentes artículos que muestran el funcionamiento y los beneficios de esta corriente educativa. Así mismo, entra en nuestro catálogo para ver todos los juguetes Mamaluz. ¡Hay algo para todo el mundo! Toda clase de juguetes que ayudarán a tu peque a volverse más independiente, a desarrollar sus habilidades, estimular sus sentidos y lograr superar esos momentos de aburrimiento.