¿Cómo puedo conectar con mi peque? Cualquier web o blog te dirá lo mismo: a través del juego. Sin embargo, esto es más fácil de decir qué de hacer. Muchas veces no tenemos tiempo (estamos hasta arriba de trabajo) o energía. Ser padre, trabajar y actuar como un adulto responsable (lidiar con la compra, la limpieza, las cuentas, las facturas, etc.), todo al mismo tiempo es extremadamente difícil. ¡Si ser padre ya es un trabajo a tiempo completo! Imagínate si a eso le añades el resto de responsabilidades de tu vida diaria. Y esto sin olvidarnos de que también necesitamos tiempo para desconectar, relajarnos, cuidarnos y socializar. Con todo esto encima… ya no parece tan sencillo el encontrar tiempo para jugar con tu hijo y conectar con él.

No estás solo

Lo primero de todo, más gente de la que crees comparte este problema. Vivimos en una cultura en la que ser productivo, trabajar horas extras y priorizar el trabajo está normalizado. Muchas familias se enfrentan a esta dificultad en su día a día: encontrar un equilibrio saludable entre trabajo, hijos y tiempo libre. Al final, con todas estas responsabilidades, no le dedicamos tanto tiempo a nuestro peque como nos gustaría. Es por tanto que el valioso y escaso tiempo que tenemos debe ser tiempo de calidad. Aquí en MamaLuz comprendemos esta necesidad y es así que te ofrecemos tips para que aprendas a aprovechar al máximo esos momentos con tu hijo. ¡Sigue leyendo para descubrirlos todos!

El juego, la mejor forma de conectar con tu peque

Ya desde la Prehistoria los niños han encontrado formas de entretenerse y jugar. Ya sea con palos y piedras o con ese juego de ordenador nuevo en el mercado, siempre se las apañarán para entretenerse jugando. Es algo natural en el ser humano. ¿Qué niño no juega? La forma de entretenimiento puede variar según la persona (hay niños más callados y tranquilos y otros más inquietos y aventureros). Pero ya sea en forma de lectura, exploración en el parque o construcción con elementos de la naturaleza, el juego está siempre presente. Y es más, jugar es una actividad esencial para el desarrollo de tu hijo: su estimulación sensorial y mejora de habilidades. Y como padre es la oportunidad perfecta para estrechar vuestro vínculo afectivo y crear momentos inolvidables.

Ser familia (padre, primo, abuelo, etc.) no garantiza el florecimiento de un vínculo. Toda relación debe cuidarse y trabajarse, y la relación padre-hijo no es la excepción. Es más, es de extrema importancia, ya que una buena figura paternal en la vida de tu peque es la clave para un crecimiento y desarrollo sano. Así que, en ese tiempo dedicado a tus hijos ya sabes lo que hacer, ¡jugar con tu peque!

Consejos a la hora de jugar con tu hijo

1-Tu peque manda

Deja que sea tu hijo quien elija la actividad y marque el ritmo del juego. Tú eres su acompañante y guía. De esta forma, reforzarás su independencia y le ayudarás a que descubra sus gustos y preferencias. No intentes imponer esos juegos que tú disfrutabas de pequeño o que consideras mejor para él porque sólo conseguirás crear una presión innecesaria en tu peque. Probablemente fingirá disfrutar de esos juegos para no decepcionarte y ganar tu aprobación, pero no disfrutará realmente. Debes dejar claro que prefiera lo que prefiera, tú le aceptas y quieres tal y como es.

2- Sumérgete en el juego

Si vas a hacerlo, hazlo bien. Si has decidido dedicar ese tiempo a jugar con tu hijo no puedes hacerlo a medias. Olvídate del trabajo y de las preocupaciones. Deja el teléfono y los emails por un rato y conecta con tu niño interior. Ese niño libre de preocupaciones de adulto. Solo de esta forma, con tu completa atención en el juego y en tu niño conseguirás crear momentos de calidad. Si estás presente en el juego a medias, no lograrás sacar nada de la experiencia y estarás básicamente perdiendo el tiempo.

3- Respeta su ritmo de aprendizaje

No te desesperes si ves que sus avances son más lentos que el de los otros niños. Cada persona sobresale en habilidades diferentes y no existe un ritmo correcto, todo depende del niño. Es por tanto que como guía y acompañante te adaptes al ritmo de tu peque y no le crees expectativas que deba cumplir. Con eso tan solo lograrás que se decepcione y tenga un mal concepto de sí mismo. ¡La de niños que dicen “qué tonto soy” o “no soy tan listo como los otros niños”. Existen muchas clases de inteligencia y esto es algo que le debes dejar claro a tu peque.

4- Propón un cambio de juego

Todos sabemos que cuando un niño se obsesiona con un juguete lo puede utilizar hasta la saciedad. Aunque el niño es quien lleva las riendas, es normal que te acabes desesperando si elige siempre la misma actividad. ¿Nuestro consejo? No impongas un juego nuevo, pero ofrece nuevas ideas para que pruebe cosas nuevas. Puede que descubra gustos y habilidades que no sabía que tenía.

5- Refuerza valores

El juego es la mejor manera de aprendizaje. Es una actividad divertida, dinámica y entretenida. Todo juego tiene sus normas y como padre es tu tarea enseñar a tu peque a seguirlas y asegurarte de que aprende a respetar a los demás y no se vuelve violento ni agresivo si no gana. A través del juego le puedes enseñar valores como la empatía o el respeto.

En conclusión, es importante que dediques una parte de tu día para conectar con tu peque, y no hay mejor forma que jugando. Te recomendamos añadir este tiempo a tu apretada agenda, pero tampoco intentes forzarlo. Tu hijo debe ver que deseas pasar tiempo con él y que no es una tarea más en tu lista de responsabilidades. ¡Échale un vistazo a nuestro catálogo para descubrir todos los juguetes que ofrecemos aquí en MamaLuz! ¡No hay nada como un buen juego para conectar con tu hijo y con tu niño interior!