Plástico, algodón, tela, caucho… ¡Existen decenas de materiales con los que se pueden fabricar juguetes! La pregunta es, ¿qué convierte a la madera en un material tan especial? ¿Por qué todos los expertos de la educación y la crianza recomiendan los juguetes de madera? Que tus hijos jueguen con juguetes de madera es extremadamente ventajoso. A continuación te explicamos en profundidad los beneficios de la madera como material. ¡Sigue leyendo para descubrir más!

Beneficios de los juguetes de madera

1-Desarrollo de la motricidad del peque

La madera tiene presencia. Posee un distintivo peso, perfecto para que tu niño sienta el juguete. Hoy en día, los juguetes de plástico son cada vez más ligeros. Tanto, que a veces ni los sentimos en la mano. Un bebé o infante explora el entorno a través de los sentidos, en especial el tacto. ¡Y la rugosidad de la madera es ideal para que tu peque desarrolle el sentido del tacto! Hazte ya con nuestro Mordedor de madera erizo, perfecto para el desarrollo del tacto y gusto del bebé.

Por tanto, para que la información llegue de manera más acertada y tu peque pueda apreciar el juguete en toda su capacidad, este debe poseer cierto peso. No hay más que comparar los cochecitos de juguete. ¡No es lo mismo un extra ligero cochecito de plástico que los cochecitos de madera de antaño! Esta presencia ayuda a que tu hijo conecte con la naturaleza. La madera es un material natural que responde a las expectativas biológicas que tienen los niños al nacer. Como padre es tu trabajo explicarle a tu hijo la relación existente entre la naturaleza y el ser humano y la responsabilidad que tenemos de cuidar el planeta en el que habitamos.

2- Son compañeros de vida

La madera es un material resistente y duradero que permite que el juguete disfrute de una larga vida. Tanto es así que puede acompañar a tu pequeño en las diferentes etapas de su vida. Por un lado, tu hijo puede evolucionar en sus habilidades de manera estructurada. Por ejemplo, muchos de nuestros juguetes son muy versátiles y se pueden utilizar de una forma u otra dependiendo de la edad y nivel de tu pequeño. Pongamos como ejemplo las Piedras de madera que ofrecemos aquí en MamaLuz. De bebé tu hijo puede explorar estos elementos; palparlos y admirarlos. Según va creciendo las aplicaciones de este juguete se vuelven más numerosas y diversas. Juegos de memoria, de matemáticas, etc. Son juguetes que tienen multitud de aplicaciones y gracias a su resistente material (la madera) duran lo suficiente para que tu peque las pueda probar todas a lo largo de su infancia.

Por otro lado, el hecho de que el juguete dure tantos años ayuda a que el niño cree una conexión especial con el juguete. Como consecuencia, desarrolla su sentido de la responsabilidad (es consciente de que el juguete puede durar años si lo cuida y lo trata como es debido) y un vínculo afectivo.

3- Son intergeneracionales

Como ya hemos establecido, la madera es un material resistente. Pueden disfrutar de una larga vida si los cuidamos. ¡Una vida tan larga que pueden durar generaciones! Así es, ¿por qué no pensar en grande? Si tu peque es capaz de mantenerlos durante toda su infancia, ¿quién dice que no los puede guardar y dárselos a sus futuros hijos? O a sus primos, sobrinos o nietos. En cualquier caso, lo bueno de la madera es que permite que el juguete pase de mano en mano. Y entonces deja de ser un mero juguete. Se convierte en un símbolo familiar, plagado de historia y experiencias compartidas. Ayuda a estrechar el vínculo familiar y a conectar diferentes miembros de la familia. Seguro que tienes algún juguete de gran valor sentimental que tus hijos han heredado para crear sus propios recuerdos.

4- Son una solución al consumismo

Un juguete tras otro, tras otro. Cuando nuestros valores y felicidad giran en torno a los objetos materiales, nunca llegamos a encontrar verdadera satisfacción. Porque tan pronto como conseguimos lo que queremos, lo olvidamos y vamos a por el siguiente objetivo, el siguiente objeto que necesitamos. Esta es la era en la que vivimos, la cultura en la que coexistimos. Es importante enseñarle a tus hijos que la felicidad no está en la cantidad de juguetes que poseemos, sino en su calidad. En su valor sentimental, las emociones que transmiten. Los juguetes de madera, gracias a su larga duración, permiten que tu peque desarrolle ese vínculo afectivo y encuentre satisfacción en un único juguete y no en el hecho de poseer juguetes. Esto no solo es bueno para el desarrollo de tu pequeño (su autoestima y percepción de sí mismo no estará ligada a los objetos materiales) sino que ayuda a reducir el consumismo. Tu hijo se da cuenta de que con cinco juguetes tiene suficiente. Juguetes que pueden durar años y desempeñan funciones diferentes según su uso.

5-Ayudan a ahorrar dinero

De nuevo, esta ventaja está ligada a la larga vida del juguete de madera. Aunque de primeras resultan más caros que los juguetes de plástico malo que puedes encontrar en cualquier tienda, a la larga son una muy buena inversión. ¿Por qué? Porque compras uno y ya lo tienes de por vida (¡y durante generaciones!). Es un juguete que tu hijo valora y por el que se preocupa. No lo deja olvidado en un rincón a los cinco minutos y te empieza a pedir el último nuevo videojuego o muñeco de moda.

6-Fomentan la imaginación

Los juguetes de madera, además de poseer diferentes aplicaciones, suelen ser menos detallados que los juguetes de plástico, lo que permiten que tu pequeño desarrolle su imaginación al crear historias y escenarios inventados. Por ejemplo, aquí en MamaLuz ofrecemos la Puerta de madera para el ratón o el hada, Personajes en madera, Bosque en madera o Familia madera Waldorf natural. Con todos estos juguetes tu peque puede desarrollar su propio cuento, enrevesadas aventuras y mundos fantásticos.

¿A qué estás esperando? Entra en nuestro catálogo de juguetes de madera para descubrir todos los juguetes de madera MamaLuz.