La Navidad está a la vuelta de la esquina. Las luces, los villancicos y las comidas familiares. El árbol y el Belén. ¡Los regalos! La Navidad representa, por regla general, momentos plagados de risas y felicidad. Si estás leyendo esto es porque se aproxima la primera Navidad de tu peque y quieres que todo salga a la perfección. Quieres que sea una experiencia inolvidable; un momento que recuerde para siempre. Pero es más que eso. No solo es una celebración llena de significado para tu peque, también es un momento muy especial para el resto de la familia. No hay nada más excitante que un nuevo miembro al que dar la bienvenida.

El verdadero significado de la Navidad

Entonces… ¿qué hacer para que esta sea una Navidad inolvidable? ¡Aquí en MamaLuz tenemos la solución! En las últimas décadas la época navideña se ha vuelto una celebración materialista y vacía. Tener más es mejor. Cuantos más regalos, cuanto más brillante tu árbol, cuanto más caro el restaurante, mejor. Aquí en MamaLuz creemos en el verdadero significado de la Navidad, el original. La Navidad es símbolo de unión, agradecimiento y conexión humana. Es cuando vemos a nuestros seres queridos. Cuando nos reunimos, recordamos los buenos tiempos y creamos nuevas anécdotas que narraremos en los años venideros. Los regalos no son antojos de los que nos olvidaremos a los dos días. Son una representación de ese amor y unión. Objetos cargados de simbolismo capaces de durar generaciones.

Los juguetes sostenibles de MamaLuz

Independientemente de lo que estés buscando, todos los juguetes MamaLuz se caracterizan por su gran durabilidad. Hechos de materiales naturales, todos nuestros juguetes son sostenibles y pueden durar años sin perder su calidad original (siempre y cuando se traten con cuidado). El uso continuo de un juguete ayuda a que los niños creen un vínculo afectivo con dicho juguete y desarrollen su sentido de la empatía y de la responsabilidad. Por otra parte, tus sobrinos o nietos pueden heredarlos. De esta manera el juguete deja de ser un mero objeto y se convierte en un elemento cargado de historia familiar y simbolismo. ¿Y qué mejor momento para obtener dicho juguete que en la primera Navidad de tu peque? ¡Encontrar el juguete perfecto no es tarea fácil! Pero no te preocupes, que estamos aquí para ayudar. Aquí te mostramos una serie de recomendaciones que mantendrán entretenido a tu hijo durante un buen rato y le ayudarán a desarrollar sus habilidades.

3 Juguetes MamaLuz perfectos para estas Navidades

1- Alfombra hoja mostaza (3-6 meses) – 42,00€

Esta adorable alfombra acolchada es el objeto ideal para que tu bebé comience a moverse. Es a partir de los tres meses que los bebés comienzan a voltearse por sí mismos. Deja que experimente, se mueva con libertad y se vuelva consciente de su cuerpo, sus capacidades y el espacio que le rodea. ¡Pero la utilidad de esta alfombra no acaba ahí! Según vaya creciendo, tu peque puede disfrutar de toda clase de juguetes y actividades sobre esta alfombra. Especialmente en los fríos meses de invierno, en los que el suelo de madera está helado, no hay nada como una blandita alfombra para mantener a tu niño calentito y cómodo. Por otra parte, también se puede utilizar como manta sobre los pies de la cama o incluso como elemento decorativo para colgar en la pared cuando sea mayor y ya no la necesite para moverse o jugar. ¡Este juguete es el ejemplo ideal de un regalo con simbolismo! Tu hijo puede utilizar la alfombra de manera decorativa durante muchos años y recordar los buenos tiempos infantiles que disfrutó con ella!

2- Cesto de los tesoros (blanco, lila o verde) (6-9 meses) -59,90€

Este cesto de yute (20 cm de diámetro), además de ser precioso y estar hecho a mano viene repleto de objetos de madera que tu peque puede explorar, palpar y descubrir. Este juguete está, al igual que muchos otros elementos MamaLuz, basado en la pedagogía Montessori. Esta filosofía educativa, desarrollada por María Montessori, hace hincapié en la autonomía del niño. Si el bebé posee libertad para explorar (en un ambiente preparado) será capaz de descubrir sus gustos, aprender sobre sí mismo y adquirir cualidades indispensables como poder de decisión y un sentido de la responsabilidad. Aunque el cesto viene con sus propios elementos, este juguete se caracteriza por su adaptabilidad. ¡Puedes meter toda clase de objetos por tu cuenta! Desde cucharas hasta palos del parque. Es la manera ideal de que tu hijo descubra los diferentes elementos de la naturaleza y se divierta al mismo tiempo. Según vaya creciendo, el cesto puede adquirir diferentes usos. Tu hijo puede guardar los brazaletes de la amistad del colegio, las cartas de amor del instituto y los souvenirs de sus viajes con los amigos de la universidad. Es más que un cesto de juguetes que morder y explorar durante su infancia. Es un cesto con la capacidad de guardar los tesoros de toda una vida.

3-Cama Montessori apilable para colchón de 60×1.20cm -75,00€

¿Qué mejor regalo que una cama? ¡La primera cama de tu peque! Una vez dejamos la cuna atrás, la cama se convierte en un lugar esencial en la vida de tu pequeño. Es donde duerme, sueña, descansa, juega, lee… Cientos de posibilidades diferentes. Es el regalo ideal para estas navidades ya que es una inversión muy económica a largo plazo pero que puede suponer un esfuerzo financiero en cualquier otro momento del año. Pero… ¿en Navidad? Es la excusa perfecta para finalmente hacerte con ese elemento que marcará un antes y un después en la vida de tu peque. La cama es nuestro refugio íntimo y nuestro nido social (invita a amigos a cotillear y ponerte al día). Pero sobre todo, al ser apilable y de baja altura, ocupa muy poco espacio, se pueden poner varias juntas y tu peque puede transicionar de la cuna a la cama sin temer las caídas nocturnas.

Ahora que ya conoces estas tres opciones… ¿En qué está pensando Papa Noel? ¿Cuál de estos tres regalos se encontrará tu peque envuelto bajo el árbol? Sea lo que sea (echa un vistazo a nuestro catálogo para descubrir el resto de opciones) mientras esté cargado de simbolismo y amor, ¡no puede fallar!

4-Nuestra caja de luz

Por supuesto no podemos olvidarnos de la caja de luz, un regalo como pocos. Hecho de abedul o de pino macizo, la caja de luz viene en distintos tamaños y ofrece todo un mundo de fantasía que los no tan bebés disfritarán durante años.