Organizarse no es fácil. Hay que organizarse para estudiar, trabajar y tener un futuro. Para preparar planes y afianzar amistades. Para crear rutinas, comidas, viajes al supermercado, tareas de la casa, mantenerse activo, etc. Todo en esta vida necesita organización y como adultos sabemos que no es tarea sencilla. Pero es una habilidad esencial que es recomendable adquirir desde la tierna infancia. Por suerte, aquí en MamaLuz tenemos la solución. Sigue leyendo para descubrir una serie de juguetes que fomentarán la capacidad organizativa de tu peque. Ya desde pequeño aprenderá a no procrastinar y su vida no será un caos de planes a medio hacer y descuidos. Además, podrá disfrutar de estos beneficios de una manera divertida a través de nuestros juguetes. Pero si todavía no estás convencido del poder de una buena organización, aquí te presentamos 4 beneficios de ser una persona organizada.

Beneficios de saber organizarse

1-Mayor productividad

Organizarse hace la vida más sencilla. Es así de fácil. Diseñar una serie de pasos facilita cualquier proceso y nos vuelve más productivos.

2-Ahorra tiempo (organización del espacio)

Al mantener un espacio ordenado es más fácil recordar dónde hemos dejado las cosas. En vez de perder diez minutos buscando las llaves por todas partes (y probablemente saliendo tarde), al dejarlas siempre en el mismo sitio uno tarda dos segundos en coger las llaves y salir de casa. Este es tan solo un ejemplo que demuestra la cantidad de tiempo que se puede ahorrar si se mantiene todo organizado.

3-Reduce estrés (organización mental)

¿Alguna vez has sentido esa sensación de ansiedad porque tu mente es un remolino caótico? No sabes bien qué te toca hacer ahora o cuántas cosas te quedan por hacer y todo se te hace bola. Al tener todos los planes estructurados en la cabeza es mucho más fácil saber cómo actuar. El estrés y la ansiedad suelen aparecer cuando no sabes muy bien lo que está ocurriendo, te sientes fuera de control y no sabes qué debes hacer porque no tienes plan de acción. Todo esto desaparece con una buena agenda y una mente organizada.

4-Clave para la disciplina

Organizarse es esencial para completar proyectos a tiempo y obtener los mejores resultados. Nos ayuda a volvernos más disciplinados y a evitar procrastinar. Al fin y al cabo, organizarse no es otra cosa que coordinar diferentes actividades o pasos para alcanzar un objetivo.

Juguetes que mejoran la habilidad de organización

1- Juegos de construcción

Todos los juegos de construcción poseen múltiples beneficios (coordinación, aprendizaje matemático y lógico, visión espacial, etc.) Uno de estos beneficios es sin duda alguna el fomento de la capacidad organizativa ya que estimulan las funciones cerebrales ejecutivas de organización, planificación y flexibilidad.

24 Bloques de construcción blanco y negro: mini set con 24 bloques diferentes de madera y distintos colores que tu peque puede ordenar de diversas maneras y construir toda clase de edificios.

Bloques de números: bloques de madera para aprender de manera divertida a realizar operaciones además de ordenarlos de distintas formas.

Construcciones de madera Nan: 18 bloques de madera. Este juego de construcción está elaborado de forma local y sostenible. En MamaLuz trabajamos con colectivos vulnerables. Por ejemplo, este juego en específico está hecho en ILERSIS, un centro especial de trabajo para gente con discapacidad mental. Por otra parte, está elaborado de madera de haya proveniente de bosques sostenibles. Y las pinturas en base al agua y materiales reciclables.

2- Juegos de memoria (Pincha en los links para más información sobre los productos)

Los juegos de memoria son muy beneficiosos para desarrollar el funcionamiento ejecutivo brevemente mencionado en los juegos de construcción. ¿Qué es el funcionamiento ejecutivo? Es el conjunto de capacidades que nos permiten aprender, trabajar y lidiar con la vida diaria. Habilidades tales como la atención, el control de los impulsos y las emociones, el pensamiento flexible, la memoria, la planificación y organización y la iniciativa. A través de los juegos de memoria mejoramos la memoria a corto y a largo plazo. Pero no solo eso, incrementamos el funcionamiento ejecutivo en su conjunto que (como acabamos de ver) incluye las capacidades de planificación y organización. Aquí te mostramos algunos de nuestros mejores juguetes de memoria MamaLuz

Juego de memoria madera: fichas circulares de madera grabadas con animales de la selva.

Set de tarjetas de estimulación visual bebés 0-3 meses
Set de tarjetas de estimulación visual bebés 3-6 meses
Set de tarjetas de estimulación visual bebés 6-12 meses
Set de tarjetas de estimulación visual bebés 12-36 meses

Aunque el objetivo principal de estos sets de tarjetas es la estimulación visual del bebé, también es un increíble juego de memoria y ayuda a potenciar la organización. Por otra parte, es fiel a los valores de sostenibilidad de MamaLuz ya que el juego no deja de ser inservible una vez pasada la edad recomendada para la estimulación visual. Al usar los sets de tarjetas como juegos de memoria, el juego es perfecto para niños de todas las edades.

3- Cesto de los tesoros Montessori MAX (disponible de diferentes colores)

Este cesto es ideal para trabajar la organización del espacio. No solo durante el juego, sino a la hora de recoger. Es normal que los diferentes objetos (o tesoros) acaben desperdigados por toda la casa, pero si tu peque se acostumbra a colocarlos de nuevo en el cesto tras su uso desarrollará un hábito de mantener el espacio ordenado.

Esta lógica se puede aplicar al uso de cualquier juguete. Por ejemplo, la filosofía Montessori (en la que se basan muchos de nuestros juguetes) hace mención al uso de un espacio preparado, en el que el niño es autónomo y libre de elegir con qué jugar. Pero este método de crianza también hace hincapié en la importancia de recoger y colocarlo todo en su sitio antes de empezar una nueva actividad. Si tu niño se acostumbra a ser organizado y metódico (recoger los juegos, mantenerlos en su sitio, etc.) podrá disfrutar de todos los beneficios (descritos más arriba) de poseer una habilidad organizativa desarrollada.