Cuando nacemos, lo hacemos digamoslo así con todos nuestros sentidos “dormidos”. Es una maravilla descubrir como nuestro recién nacido va despertando poco a poco a la vida durante los dos o tres primeros meses de vida. Poco a poco, sus ojos se van abriendo y aunque hasta pasados unos meses, todo lo que ve son sombras, una buena estimulación visual en edades tempranas, hará que vaya primero desarrollando el sentido de la vista y después pueda fijar su mirada en objetos y personas, para más adelante, poder prestar mayor atención a las imágenes de un libro.

Y es que todo tiene un comienzo:

Utilizar en los primeros meses de vida, objetos con contrastes en blanco y negro, ayuda a esos ojitos a entender que hay un objeto, que hay algo donde posar la mirada. Posteriormente, se irán introduciendo materiales donde se añadan una diversidad de colores que ya pueda distinguir con facilidad.

Desde mamáLUZ proponemos el variado set de tarjetas visuales:

. de 0 a 3 meses; imágenes en blanco y negro

. de 3-6 meses: imágenes en blanco y negro y rojo

. de 6-12 meses: imágenes con colores suaves y formas geométricas algo más complejas

. de 12-36 meses: imágenes de colores algo vibrantes y formas interesantes que de pie a poder comentar y así desarrollar el habla.

Exponer a nuestros peques a buenos materiales de estimulación temprana no sólo le estará ayudando a desarrollar sus diferentes sentidos, sino que además nos proporcionará un buen rato como adulto, sabiendo que además estamos desarrollando un apego seguro con nuestro peque. Pero del apego seguro hablaremos otro día!

Feliz martes!